Noticiario‎ > ‎

ADORNAMOS NUESTRAS EXPRESIONES

publicado a la‎(s)‎ 5 nov. 2014 1:38 por Dpto. Lengua
 
 

Vivimos tiempos en que nuestros jóvenes, debido al uso de dispositivos móviles, se están acostumbrando a una terrorífica economía de palabras, se comen letras, signos de puntuación... todo para hacer más breves los mensajes.

Hoy vamos a hacer un ejercicio contrario, por una vez vamos a olvidarnos de simplificar los mensajes al máximo. La verdad es que, en muchas ocasiones, los mensajes que mandamos con las nuevas tecnologías acaban perdiendo gran parte de su esencia, se pierden los matices y el lenguaje se convierte en un campo árido y seco. No debería ser incompatible el uso de las nuevas tecnologías con el mantenimiento de nuestro tesoro lingüístico.

En esta ocasión el alumnado de 2º de la ESO va a intentar saborear las palabras, jugar con ellas, intentar dar color e intensidad a sus expresiones...; en definitiva,  vamos a intentar hacer ARTE  CON LAS PALABRAS. Es lo que en los textos de Lengua llaman LENGUA LITERARIA.

Veamos  algunos de los textos que  han  compuesto:

 

 

ALEX GOLPEÓ LA BOLA DE BEISBOL Y LLEGÓ MUY LEJOS.

Alex golpeó la bola con el bate de béisbol. Usó la fuerza de cien gigantes y salió disparada como la bala de un cañón. Todavía hoy se habla del formidable golpe, que según dicen algunos fue capaz de salir de nuestra atmósfera.

ME ENAMORÉ  A  PRIMERA  VISTA.

Su dulce mirada se metió en mis ojos como un rayo. Fue tal el impacto que ya no pude dejar de mirarle. Todo lo demás dejó de tener importancia. Algunos dicen que esto es el amor.

 

ME  DABA  EL  VIENTO  EN  LA  CARA.

Una suave brisa acariciaba mi rostro y me susurraba dulces palabras.

CORTÉ  UNA  TAJADA  DE  LA  SANDÍA  Y  ME  LA  COMÍ.

Introduje lentamente el cuchillo en la sandía que crujió, y al momento me mostró su roja y dulce carne, que se deshizo  en mi boca.

JUAN  ME  GOLPEÓ  CON  SU  PUÑO.

Juan levantó su enorme puño , duro como la piedra, y me aplastó  la nariz.

EL HOMBRE ERA ALTO Y FEO.

Federico era alto como una jirafa,  y delgado como un alambre. Su cara también llamaba la atención, sus mejillas estaban llenas de  repugnantes granos  ...

ESTABA EN MEDIO DE UN BONITO BOSQUE.

Levanté los ojos y me vi rodeado de vegetación, las ramas de los altos árboles me cubrían tapando  el cielo. El frescor y el olor a plantas  despertaban todos mis sentidos. Una suave brisa movía las hojas y acariciaba mi piel. ¡Qué bien me sentí!

Comments